Versión para impresión

La Diputación financia un total de 676 obras sostenibles en las comarcas valencianas por un valor de 12 millones

  • Jorge Rodríguez, presidente: “En lugar de aumentar las ganancias de los bancos con el saldo de 2015, la inversión permitirá crear o mantener alrededor de un millar de puestos de trabajo en las comarcas valencianas”
  • La segunda fase del Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles (PIFS) se centra en los 187 municipios de menos de 5.000 habitantes y se suma a los 71 millones del remanente de 2014 ya invertidos
Imagen
23/11/2016

La segunda fase del Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles (PIFS) de la Diputación de Valencia destinará más de 12 millones de euros a un total de 676 actuaciones en los 187 municipios de menos de 5.000 habitantes de la provincia. La inversión proviene del remanente de 2015 y permitirá, “en lugar de aumentar las ganancias de los bancos, crear o mantener alrededor de un millar de puestos de trabajo en las comarcas valencianas”, según ha explicado el presidente Jorge Rodríguez.

 

Las actuaciones se van a desarrollar, sobre todo, en edificios municipales, instalaciones deportivas, calles y plazas, en la red de alumbrado público y el sistema de agua potable de los municipios. Cada consistorio ha analizado la situación más urgente y que más beneficios va a aportar en la vida de sus vecinos, para decidir en qué proyectos concretos se invierten las ayudas de la Diputación.

 

Este montante se suma a los 71 millones de euros del remanente de 2014 que ya se han invertido en 1.200 obras y han permitido crear 2.400 puestos de trabajo. El presidente de la Diputación ha destacado “el éxito de la primera fase del PIFS” y ha asegurado que esta nueva edición de ayudas también se ha hecho siguiendo los objetivos que se marcaron en su momento: “que el dinero se invierta pensando en las personas y no en los bancos, que las adjudicaciones se hagan mediante criterios objetivos y respetando la autonomía de los alcaldes, y que las obras sean sostenibles”.

 

La principal característica del PIFS, un plan propuesto por Rodríguez para invertir el remanente que dejó el anterior equipo de gobierno, que dejó de gestionar 72 millones de euros, es ayudar a los municipios a financiar actuaciones que los propios alcaldes han identificado como necesarias y que no impliquen sobrecostes en mantenimiento y conservación a los que los consistorios no puedan hacer frente después.

 

Criterios variables por habitantes

 

Por su parte, el diputado de Cooperación Municipal, Emili Altur, ha destacado el carácter objetivo de los criterios de reparto de estas ayudas, en función del número de habitantes partiendo de una base “justa y solidaria para que los pequeños municipios mejoren el día a día de sus vecinos” mediante inversiones sostenibles y sin costes complementarios.

 

Por un lado, los municipios de hasta 500 habitantes han recibido 30.000 euros fijos más una variable de 13,70 euros por habitante; por otro lado, aquellos de entre 500 y 5.000 habitantes han contado con 50.000 euros más la misma variable de 13,70 euros por habitante. De esta forma, la escala contempla ayudas aproximadas de entre 30.000 y 120.000 euros, según el número de habitantes de los municipios y en la franja en la que se encuentren.

 

En función de estas franjas, los municipios de menos de 100 habitantes han recibido algo más de 30.000 euros; los municipios de entre 100 y 500 habitantes entre 30.000 y 40.000 euros; los municipios de entre 500 y 2.000 entre 60.000 y 80.000 euros; y los municipios de entre 2.000 y 5.000 habitantes entre 80.000 y 120.000 euros.

 

 

*Se adjunta el listado completo de los municipios y las ayudas concretas por comarcas

Imagen volver atrás

Subscipción al boletín de Noticias

Para darse de alta en el boletín de Noticias de la Diputación de Valencia introduzca aqui su correo electrónico:

Intranet