Versión para impresión

La Diputación impulsa una campaña de sensibilización para la protección y conservación de la posidonia oceánica

  • Josep Bort: «Esta especie endémica del Mediterráneo resulta de gran valor para la biodiversidad de nuestro ecosistema marino, favorece el incremento de los recursos pesqueros y es fuente creciente de turismo ecológico en nuestras costas y playas»
  • El Área de Medio Ambiente aboga por hacer pedagogía entre usuarios y administraciones sobre la forma correcta de actuar ante la llegada de arribazones de algas y plantas marinas
Imagen
25/08/2017

El Área de Medio Ambiente de la Diputación de Valencia ha puesto en marcha una campaña de divulgación y sensibilización ambiental orientada a la protección y conservación de las praderas de posidonia oceánica. Una especie acuática, endémica del Mediterráneo, que forma grandes praderas en los fondos de arena cercanos a la costa donde existe agua limpia, transparente y bien oxigenada. Esta planta marina dispone de una notable importancia ecológica en nuestro ecosistema, ejerciendo una labor esencial en la protección de la línea de costa frente a la erosión y como reservorio de diversos organismos animales y vegetales marinos.

 

Esta iniciativa presenta una vertiente pedagógica y está orientada específicamente a ayuntamientos y bañistas, con toda una serie de recomendaciones encaminadas a saber actuar en caso de una llegada masiva de arribazones de algas y plantas marinas, además de tomar conciencia de su presencia como bioindicador de la calidad de las aguas marinas costeras.

 

El diputado de Medio Ambiente, Josep Bort, ha incidido en que, lejos de lo que pueda parecer, «las algas no son basura y estas cumplen una función medioambiental muy importante en las playas y ecosistemas marinos. Por ello, resulta esencial conocer sus funciones y los motivos por los que llegan masivamente a nuestras playas en determinados períodos». Porque «ser consciente de los motivos nos permite comprender las situaciones y no dramatizar ni alarmarnos por procesos que forman parte de la normalidad de nuestros ecosistemas», ha remarcado Bort.

 

El responsable del Área de Medio Ambiente ha detallado que las praderas de posidonia oceánica «son capitales como generadoras de oxígeno y consumidoras de CO2 marino, además de constituir un reservorio de fauna y flora en nuestras costas, lo que favorece la biodiversidad, el incremento de los recursos pesqueros y son fuente creciente de turismo ecológico en nuestras playas».

 

Problemática de la retirada

 

Josep Bort ha reconocido que aunque los arribazones de algas y de plantas marinas en la orilla de las playas y calas «pueden ocasionar, puntualmente, molestias para los bañistas y para la realización de actividades recreativas», lo cierto es que todos los protocolos establecidos por parte de las instituciones internacionales «nos indican que hay que dejarlas en la orilla del mar y respetar un periodo de dos o tres días de repostaje, ante la posibilidad de que las mareas puedan absorber nuevamente la posidonia y ésta contribuya a la generación de nueva flora». En consecuencia, el diputado ha abogado por «tomar conciencia de la necesidad de encontrar el equilibrio entre la limpieza de las playas y la conservación del medio ambiente».

 

Desde esta área explican que, sólo en el caso de que la acumulación y podredumbre ocasionen molestias evidentes y condiciones de insalubridad habría que proceder a la retirada de las playas de las algas y restos de vegetación marina. En este caso, sin embargo, la extracción se haría dejando un margen de diez centímetros de algas sobre la arena. Desde el departamento insisten en que en ningún caso se deben transportar al vertedero ni se deben eliminar las algas durante el invierno o la primavera, sino que su retirada, en caso de producirse, se debe realizar durante el periodo estival. Durante este proceso, es necesario hacer acopios para que se sequen en una zona próxima al mar. De esta forma, los arribazones se secan y pierden la arena para poder reincorporarse posteriormente o crear cordones dunares embrionarios. De hecho, los estudios realizados al respecto indican que la retirada de 1.000 metros cúbicos de restos de posidonia oceánica implica la pérdida de hasta 44 metros cúbicos de arena de playa.

 

En la actualidad se está investigando la forma de darle nuevos usos a los restos de posidonia. Por ello, se estudia su utilización como material de construcción, material ignífugo e, incluso, se están valorando sus propiedades sanitarias.

 

Concienciación de las generaciones futuras

 

«La toma de decisiones sobre la forma de gestionar, mantener o limpiar nuestras playas puede incidir drásticamente sobre su futuro. Ayudar a los municipios en la toma de decisiones ambientalmente correctas es para nosotros una prioridad», ha indicado el diputado Josep Bort, quien ha hecho hincapié en la necesidad de sensibilizar a las generaciones futuras sobre la conciencia ambiental.

 

«Es necesario que las generaciones futuras crezcan con unos niveles de conciencia ambiental superiores a los que tuvimos nosotros. El futuro está en sus manos. No nos podemos olvidar, porque ellos son la oportunidad, por eso es tan importante desarrollar campañas de difusión, sensibilización y pedagogía ambiental destinadas a los más pequeños», ha subrayado Bort.

 DescripciónTamaño
icono application/pdfDocumento sobre la posidonia oceánica.4.54 MB
Imagen volver atrás

Subscipción al boletín de Noticias

Para darse de alta en el boletín de Noticias de la Diputación de Valencia introduzca aqui su correo electrónico:

Intranet