Rodríguez destaca los planes de inversiones sostenibles de la Diputació como ejemplo de uso eficiente del superávit de las administraciones