COMPROMISOS DE AALBORG+10

NUESTRA VISIÓN CONJUNTA

Los gobiernos locales europeos agrupados en la Campaña Europea de Ciudades y Pueblos Sostenibles, reunidos en la Conferencia Aalborg+10, confirmamos nuestra visión conjunta de un futuro sostenible para nuestras comunidades.
Nuestra visión es lograr ciudades y pueblos integradores, prósperos, creativos y sostenibles que ofrezcan una buena calidad de vida para todos los ciudadanos y que permitan su participación en todos los aspectos de la vida urbana. Desde la Cumbre de Río de 1992 y con la adopción de los principios de sostenibilidad incluidos en la Carta de las Ciudades y Pueblos Europeos hacia la Sostenibilidad de 1994, la llamada Carta de Aalborg, nuestra visión se ha ampliado con la adopción del Plan de Acción de Lisboa (1996) “De la Carta a la Acción”, la “Convocatoria de Líderes Municipales en las puertas del siglo XXI” en Hannover en 2000 y la “Convocatoria de Johannesburgo” en 2002. Consideramos la Conferencia “Inspiración para el Futuro - Aalborg+10” un hito en este proceso.

NUESTROS RETOS

Asumiendo nuestras responsabilidades de gobierno y gestión local, estamos cada vez más expuestos a la presión combinada que ejerce la globalización económica y el desarrollo tecnológico. Debemos hacer frente a un cambio económico fundamental así como también afrontar amenazas, tanto las de carácter natural como las creadas por el hombre, contra nuestras comunidades y recursos.
Nos esperan grandes retos: crear empleo dentro de un marco económico basado en el conocimiento, combatir la pobreza y la exclusión social, asegurar una protección eficaz de nuestro medio ambiente, responder a cambios demográficos y gestionar la diversidad cultural, así como también evitar conflictos y mantener la paz en comunidades previamente afectadas por la guerra.

NUESTRAS RESPONSABILIDADES

Tenemos un papel central para asegurar un desarrollo sostenible y afrontar nuestros retos en colaboración con todas las demás esferas de gobierno. Este papel central exige un enfoque más enérgico e integrado destinado al establecimiento de políticas locales y a la armonización de los objetivos ambientales, sociales, culturales y económicos. Al mismo tiempo debemos asegurar que nuestros esfuerzos para mejorar nuestra calidad de vida local no pongan en peligro la vida de las personas en otras partes del mundo o la vida de las generaciones futuras.
En la vida diaria somos el nivel de gobierno que tiene un contacto más cercano con los ciudadanos europeos, y tenemos una oportunidad única para influir sobre la conducta individual en favor de la sostenibilidad.
Podemos ofrecer apoyo local para la implantación de estrategias y políticas europeas como la Estrategia de Lisboa, la Estrategia Europea para un Desarrollo Sostenible, el Sexto Programa de Acción para el Medio Ambiente, la Estrategia Temática Urbana de la UE y las iniciativas europeas sobre cambio climático, salud, gobernabilidad y sobre la implantación de los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el Milenio.

NUESTRA RESPUESTA: LOS COMPROMISOS DE AALBORG

Los gobiernos locales europeos aceptamos estos retos y nuestras responsabilidades. Adoptamos los “Compromisos de Aalborg” como un paso significativo, pasando de la Agenda a la Acción estratégica y coordinada.
Impulsaremos nuestros esfuerzos hacia un desarrollo local sostenible, buscando inspiración en los principios de sostenibilidad establecidos en la Carta de Aalborg. Nuestra meta es traducir nuestra visión conjunta de un futuro urbano sostenible en objetivos de sostenibilidad y acciones tangibles a nivel local.
Adoptamos los “Compromisos de Aalborg” como un recurso del cual seleccionaremos las prioridades que consideremos apropiadas para nuestra situación y necesidades locales. Comenzaremos un proceso local y participativo con el fin de identificar objetivos específicos y plazos para monitorizar el progreso en lograrlos.

NUESTROS SOCIOS

Urgimos a todos los gobiernos locales y regionales europeos a sumarse a la firma de los Compromisos de Aalborg, informando a la Campaña Europea de Ciudades y Pueblos Sostenibles sobre su decisión.
Solicitamos a nuestros gobiernos nacionales, a la Comisión Europea y a otras Instituciones Europeas el reconocimiento de los “Compromisos de Aalborg” como una contribución significativa a los esfuerzos de Europa dirigidos a lograr la sostenibilidad y su apoyo a nuestro trabajo relacionado con los “Compromisos de Aalborg”.
Solicitamos asimismo el apoyo de las redes de gobiernos locales, entre ellas la Asociación de Ciudades y Regiones para el Reciclaje (ACRR), Climate Alliance - Klima-Bündnis - Alianza del Clima e.V., Consejo Europeo de Municipios y Regiones (CEMR), Energie-Cités, EUROCITIES, ICLEI – Gobiernos Locales por la Sostenibilidad, Medcities, Unión de Ciudades Bálticas (UBC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) – Ciudades Saludables, a nuestro trabajo relacionado con los “Compromisos de Aalborg”, y su asistencia para el seguimiento de nuestro progreso así como también la disponibilidad de sus respectivos campos de experiencia.

LOS COMPROMISOS DE AALBORG

1) GOBERNABILIDAD
Nos comprometemos a potenciar nuestros procesos de toma de decisiones incrementando los procesos de democracia participativa.

Por eso trabajaremos para:

1. continuar desarrollando una visión compartida a largo plazo para una ciudad o pueblo sostenible.
2. fomentar la capacidad de participación y desarrollo sostenible en la comunidad local y la administración municipal.
3. invitar a todos los sectores de la sociedad local a participar de manera eficiente en la toma de decisiones.
4. hacer que nuestras decisiones sean abiertas, responsables y transparentes.
5. cooperar eficientemente con otras ciudades y pueblos y otras esferas de gobierno.

2) GESTIÓN URBANA HACIA LA SOSTENIBILIDAD
Nos comprometemos a implementar ciclos eficientes de gestión, desde su formulación hasta la implementación y evaluación.

Por eso, trabajaremos para:
1. reforzar la Agenda 21 local u otros procesos locales de sostenibilidad y canalizarlos hacia el núcleo del gobierno local.
2. garantizar una gestión integrada hacia la sostenibilidad, basada en el principio preventivo y de acuerdo con la Estrategia Temática Urbana de la UE
3. establecer objetivos y plazos en el marco de los “Compromisos de Aalborg” y crear y realizar el seguimiento de los “Compromisos de Aalborg”.
4. asegurar que los temas relacionados con la sostenibilidad ocupen un lugar central en los procesos de toma de decisiones de carácter urbano y que la asignación de recursos esté basada en fuertes y amplios criterios de sostenibilidad.
5. cooperar con la Campaña Europea de Ciudades y Pueblos Sostenibles y sus redes para seguir y evaluar nuestros progresos hacia el logro de los objetivos de sostenibilidad establecidos.

3) BIENES NATURALES COMUNES
Nos comprometemos a asumir nuestra responsabilidad absoluta para proteger y preservar los bienes naturales comunes.

Por eso, trabajaremos en nuestra comunidad para:
1. reducir el consumo primario de energía y aumentar la parte correspondiente a energías renovables y limpias.
2. mejorar la calidad del agua y usarla de manera más eficiente.
3. promover e incrementar la biodiversidad y el cuidado de áreas naturales y espacios verdes designados.
4. mejorar la calidad del suelo y preservar suelos ecológicamente productivos.
5. mejorar la calidad del aire.

4) CONSUMO ET ELECCIÓN DE ESTILOS DE VIDA RESPONSABLES
Nos comprometemos a promover enérgicamente y facilitar el uso prudente de recursos y fomentar un consumo y una producción sostenibles.

Por eso, trabajaremos en nuestra comunidad para:
1. evitar y reducir los residuos, incrementando la reutilización y el reciclaje.
2. administrar y tratar los residuos de acuerdo con los principios de las buenas prácticas. 3. evitar el consumo energético innecesario y mejorar la eficiencia energética de los usuarios finales.
4. realizar procedimientos de compra sostenible.
5. promover activamente un consumo y una producción sostenibles.

5) PLANIFICACIÓN Y DISEÑO

Los comprometemos a jugar un papel estratégico en cuanto a planificación y diseño urbano se refiere, tratando temas medioambientales, sociales, económicos, sanitarios y culturales para el beneficio de todos.

Por eso, trabajaremos para:

1. reutilizar y regenerar áreas abandonadas o desatendidas.
2. evitar la expansión urbana, obteniendo densidades urbanas apropriadas y dando prioridad al desarrollo de zonas industriales abandonadas en lugar de zonas verdes inutilizadas.
3. asegurar un uso combinado de edificios e innovaciones, con un buen equilibrio entre puestos de trabajo, vivienda y servicios, dando prioridad al uso residencial en el centro de las ciudades.
4. asegurar una conservación, renovación y utilización/reutilización apropiada de nuestra herencia cultural urbana.
5. aplicar requerimientos para un diseño y construcción sostenibles y promover una arquitectura y tecnologías para la construcción de alta calidad.

6) MEJOR MOVILIDAD, MENOS TRáFICO
Reconocemos la interdependencia entre el transporte, la salud y el medio ambiente y nos comprometemos a promover enérgicamente posibilidades de movilidad sostenibles.

Por eso trabajaremos para:

1. reducir la necesidad de transporte motorizado privado.
2. incrementar la cantidad de viajes realizados en transporte público, a pie y en bicicleta.
3. promover alternativas atractivas al uso de vehículos motorizados privados.
4. desarrollar un plan de movilidad urbana integral y sostenible.
5. reducir el impacto del transporte en el medio ambiente y en la salud pública.

7) ACCIÓN LOCAL PARA LA SALUD
Nos comprometemos a proteger y promover la salud y el bienestar de nuestros ciudadanos.
Por eso trabajaremos para:
1. incrementar la concienciación y actuar sobre los amplios factores determinantes de la salud, la mayoría de los cuales están fuera del sector de la salud.
2. promover la planificación del desarrollo de la salud en la ciudad, que provee a nuestras ciudades de medios para construir y mantener asociaciones estratégicas en el área de la salud.
3. reducir las desigualdades en materia de salud y afrontar el tema de la pobreza, lo que requerirá la elaboración de informes sobre el progreso logrado hacia la reducción de las diferencias.
4. promover la evaluación del impacto de las políticas sanitarias como un medio para que todos los sectores concentren sus esfuerzos en el área de la salud y la calidad de vida.
5. movilizar a los planificadores urbanos para que integren consideraciones con respecto a la salud a sus estrategias e iniciativas de planificación.

8) UNA ECONOMÍA LOCAL ACTIVA Y SOSTENIBLE
Nos comprometemos a crear y asegurar una economía local activa que ofrezca acceso a puestos de trabajo sin perjudicar el medio ambiente.

Por eso trabajaremos para:
1. adoptar medidas que estimulen y apoyen el empleo y la creación de empresas a nivel local.
2. cooperar con las empresas locales para promover e implantar buenas prácticas empresariales.
3. desarrollar e implantar principios de sostenibilidad y principios para la ubicación de empresas.
4. fomentar mercados para desarrollar la producción local y regional.
5. promover un turismo local sostenible.

9) IGUALDAD SOCIAL Y JUSTICIA

Nos comprometemos a formar comunidades integradoras y activas.

Por eso trabajaremos para:
1. tomar medidas para reducir la pobreza.
2. asegurar un acceso equitativo a los servicios públicos, educación, oportunidades de empleo, entrenamiento e información.
3. desarrollar la inclusión social y la igualdad de géneros.
4. mejorar la seguridad en la comunidad.
5. asegurar una vivienda digna y buenas condiciones de vida.

10) DE LOCAL A GLOBAL
Nos comprometemos con nuestra acción local a lograr paz, justicia, igualdad y desarrollo sostenible a nivel global.

Por eso trabajaremos para:

1. reforzar la cooperación internacional y desarrollar respuestas locales a problemas globales.
2. reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente global, en especial sobre el clima.
3. promover la disponibilidad y el consumo de productos de comercio justo.
4. promover el principio de justicia ambiental.
5. mejorar la comprensión y concienciación a nivel local de la sostenibilidad global.

RECONOCIENDO Y APROBANDO LO ESTABLECIDO EN ESTE DOCUMENTO,
CON NUESTRA FIRMA, NOSOTROS:

1. nos adherimos a la Carta de Aalborg.
2. nos adherimos a los Compromisos de Aalborg.
3. acordamos hacer una revisión integrada tomando como base los Compromisos de Aalborg como punto de partida de nuestro proceso de definición de objetivos en un plazo de 12 meses a partir de la fecha de nuestra adhesión. Esta revisión incluirá el contexto de la política, deberá referirse a los compromisos políticos existentes y describir los retos actuales.
4. acordamos iniciar un proceso local participativo de definición de objetivos que incorpore la Agenda 21 local u otras acciones locales hacia la sostenibilidad y que considere los resultados de la revisión inicial.
5. acordamos priorizar las diferentes acciones, con el fin de tratar los diez Compromisos sobre:
1 GOBERNABILIDAD 6 MEJOR MOVILIDAD, MENOS TRáFICO 2 GESTIÓN URBANA HACIA LA SOSTENIBILIDAD 7 ACCIÓN LOCAL PARA LA SALUD 3 BIENES NATURALES COMUNES 8 UNA ECONOMÍA LOCAL ACTIVA Y SOSTENIBLE 4 CONSUMO Y ELECCIÓN DE ESTILO DE VIDA RESPONSABLES 9 IGUALDAD SOCIAL Y JUSTICIA 5 PLANIFICACIÓN Y DISEÑO 10 DE LOCAL A GLOBAL
6. acordamos establecer objetivos locales específicos en un plazo de 24 meses después de nuestra adhesión, teniendo en cuenta el Anexo de los Compromisos de Aalborg como una fuente de inspiración, y establecer plazos relacionados con los objetivos que sean apropiados para mostrar el progreso en nuestros Compromisos.
7. acordamos hacer pública una revisión periódica del seguimiento de los Compromisos de Aalborg haciendo accesibles los resultados.
8. acordamos ofrecer información regularmente sobre nuestros objetivos y nuestro progreso a la Campaña Europea de Ciudades y Pueblos Sostenibles. La primera evaluación europea ha sido programada para el año 2010, con revisiones subsiguientes programadas en ciclos de cinco años
Nombre completo y cargo en letras mayúsculas:_______________________________________________
Gobierno local /regional u organización: _____________________________________________________
Lugar y fecha de adhesión:________________________________________________________________
Firma/s: ______________________________________________________________________________.

PARTE I. Declaración de consenso. Las ciudades europeas hacia la sostenibilidad

1.1 El papel de las ciudades europeas.

Nosotras, las ciudades europeas firmantes de esta Carta, declaramos que en el curso de la historia hemos conocido imperios, estados-naciones y regÕmenes, y les hemos sobrevivido como centros de la vida social, portadores de nuestras economias y guardianes de la cultura, el patrimonio y la tradición. Junto con las famÕlias y los barrios, las ciudades han sido la base de nuestras sociedades y estados, el centro de la industria, el artesanado, el comercio, la educación y el gobierno.

Comprendemos que nuestro actual modelo urbano de vida, y particularmente nuestras pautas de división del trabajo y de las funciones, la ocupación del suelo, el transporte, la producción industrial, la agricultura, el consumo y las actividades de ocio y, por tanto, nuestro nivel de vida, nos hace especialmente responsables de muchos de los problemas ambientales con los cuales se enfrenta la humanidad. Este hecho es especialmente significativo si se tiene en cuenta que el 80% de la población europea vive en zonas urbanas.

Hemos aprendido que los actuales niveles de consumo de recursos de los paÕses industrializados no pueden ser alcanzados por la totalidad de la población mundial, y aún menos por las generaciones futuras, sin destruir el capital natural.

Estamos convencidos de que la vida humana en este planeta no se puede sostener sin unas comunidades locales sostenibles. El gobierno local se encuentra cerca del lugar donde se perciben los problemas ambientales y muy cerca de los ciudadanos; además, comparte con los gobiernos de todos los ámbitos territoriales la responsabilidad del bienestar de la humanidad y de la naturaleza. Por tanto, las ciudades tienen una función determinante en el proceso de cambio de los modos de vida, de la producción, del consumo y de las pautas de distribución del espacio.

1.2 Noción y principios de sostenibilidad.

Nosotras, las ciudades, comprendemos que el concepto de desarrollo sostenible nos ayuda a basar nuestro nivel de vida en la capacidad de carga de la naturaleza. Pretendemos conseguir la justicia social, las economÕas sostenibles y la sostenibilidad ambiental. La justÕcia social requiere necesariamente la sostenibilidad económica y la equidad, las cuales necesitan a la vez de la sostenibilidad ambiental.

La sostenibilidad ambiental significa, además, del mantenimiento y la preservación del capital natural. Necesita que nuestro ritmo de consumo de recursos materiales, hÕdricos y energéticos renovables no supere la capacidad de los sistemas naturales para reponerlos, y que el ritmo al que consumimos recursos no renovables no supere el ritmo de sustitución por recursos renovables perdurables. La sostenibilidad ambiental conlleva también que el ritmo de emisión de contaminantes no supere la capacidad del aire, del agua y del suelo para absorverlos y procesarlos.

La sostenibilidad ambiental implica además el mantenimiento de la diversidad biológica, la salud humana, la calidad del aire, del agua y del suelo a unos niveles que sean suficientes para preservar para siempre la vida y el bienestar de la humanidad, asÕ como también de la flora y de la fauna.

1.3 Estrategias locales hacia la sostenibilidad.

Nosaltras las ciudades, estamos convencidas de que la ciudad es, a la vez, la entidad más importante capaz de afrontar inicialmente los numerosos desequilibrios arquitectónicos, sociales, económicos, polÕticos, ambientales y de recursos naturales que afectan al mundo moderno, y la unidad más pequeøa donde los problemas pueden ser resueltos adecuadamente, de manera integrada, holÕstica y sostenible. Teniendo en cuenta que todas las ciudades son diferentes, hemos de encontrar las vÕas propias hacia la sostenibilidad. Integraremos los principios de sostenibilidad en todas nuestras polÕticas, y haremos de nuestras fuerzas respectivas la base de las estrategias adecuadas en el ámbito local.

1.4 La sostenibilidad como proceso creativo local en la búsqueda del equilibrio.

Nosotras, las ciudades, reconocemos que la sostenibilidad no es ni un sueøo ni una situación inmutable, sino un proceso creativo local en busca del equilibrio que se extiende a todos los ámbitos de toma de decisiones a este nivel. Permite una realimentación de la información permanente sobre las actividades que impulsan al ecosistema urbano hacia el equilibrio, y sobre las que lo alejan de él. Cuando se basa la gestión urbana en la información recogida a través de un proceso de este tipo, la ciudad aparece como un todo orgánico, en el que se hacen patentes los efectos de todas las actividades importantes. Mediante un proceso asÕ, la ciudad y sus habitantes pueden elegir entre opciones, con conocimiento de causa. Un proceso de gestión basado en la sostenibilidad permite tomar decisiones que no repercuten únicamente en los intereses de las personas afectadas, sino también en los de las generaciones futuras.

1.5 Resolución de problemas mediante negociaciones abiertas.

Nosotras, las ciudades, reconocemos que no podemos permitirnos trasladar nuestros problemas al medio ambiente ni tampoco a las generaciones futuras. Por tanto, hemos de resolver nuestras dificultades y desequilibrios primero por nosotros mismos y, si es necesario, con la ayuda de entidades regionales o nacionales. Äste es el principio de la concertación, la aplicación del cual dará más libertad a cada ciudad para definir la naturaleza de sus actividades.

1.6 La economia urbana hacia la sostenibilidad.

Nosotras, las ciudades, comprendemos que el factor restrictivo de nuestro desarrollo económico ha sido nuestro capital natural, como la atmósfera, el suelo, el agua y los bosques. Necesitamos, pues, invertir en este capital, respetando el orden prioritario siguiente:

Invertir en la conservación del capital natural existente (reservas de aguas subterráneas, suelo, hábitats de especies raras).
Fomentar el crecimiento del capital natural y reducir el nivel de explotación actual (por ejemplo, de las energÕas no renovables).
Invertir para aligerar la presión sobre las reservas de capital natural, mediante la expansión del capital natural cultivado, como parques de recreo urbano que mitiguen la presióo en los bosques naturales.
Incrementar la eficiencia en el uso final de los productos, com edificios de elevada eficiencia energética o transportes urbanos respetuosos con el medio ambiente.

1.7 Justicia social para la sostenibilidad urbana.

Nosotras, las ciudades, somos conscientes de que los pobres son los más afectados por los problemas ambientales (ruido, contaminación por el tránsito, ausencia de instalaciones de recreo, viviendas insalubres, inexistencia de espacios verdes) y los que tienen menos capacidad para resolverlos. El reparto desigual de la riqueza es la causa de comportamientos insostenibles y hace más dificil cambiarlos. Tenemos la intención de integrar las necesidades sociales básicas de la población, asÕ como los programas de sanidad, ocupación y vivienda, en la protección del medio ambiente. Queremos aprendrer de las primeras experiencias de estilos de vida sostenibles, de manera que podamos mejorar la calidad de vida de la ciudadanÕa en lugar de maximizar simplemente el consumo.

Procuraremos crear puestos de trabajo que contribuyan a la sostenibilidad de la comunidad y reducir asÕ la desocupación. Al intentar atraer o crear ocupación, evaluaremos los efectos de las oportunidades económicas en términos de sostenibilidad para favorecer la creación de puestos de trabajo y productos duraderos que se ajusten a los principios de sostenibilidad.

1.8 Pautas sostenibles de usos del suelo.

Nosotras, las ciudades, reconocemos que es importante que nuestras autoridades locales apliquen polÕticas efectivas de usos del suelo y de ordenación del territorio que impliquen una evaluación ambiental estratégica de todos los planos. Hemos de aprovechar las oportunidades que ofrecen las concentraciones urbanas más densas de proporcionar servicios públicos de transporte y suministro de energia más eficientes y, al mismo tiempo, mantener la dimensión humana del desarrollo. Al emprender programas de renovación del centro de las ciudades y planificar nuevas zonas suburbanas, trataremos de buscar funciones múltiples para reducir la movilidad. El concepto de interdependencia regional equitativa nos ha de permitir equilibrar los flujos entre el campo y la ciudad e impedir a las ciudades la simple explotación de los recursos de las zonas periféricas.

1.9 Pautas de movilidad urbana sostenible.

Nosotras, las ciudades, nos hemos de esforzar en mejorar la accesibilidad y en mantener el bienestar y los estilos de vida urbana, reduciendo el transporte. Sabemos que para que una ciudad sea sostenible, es indispensable reducir la movilidad forzada y dejar de fomentar el uso innecesario de vehÕculos motorizados. Daremos preferencia a los medios de transporte respetuosos con el medio ambiente (en particular los desplazamientos a pie, en bicicleta o en transporte público) y situaremos en el centro de nuestros esfuerzos de planificación una combinación de estos medios. Los diversos medios de transporte urbanos motorizados han de tener la función subsidiaria de facilitar el acceso a los servicios locales y de mantener la actividad económica de las ciudades.

1.10 Responsabilidad del cambio climático global.

Nosotras, las ciudades, comprendemos que los riesgos considerables que comporta el calentamiento del planeta para los entornos naturales y urbanos y para las generaciones futuras requieren una respuesta adecuada para estabilizar y posteriormente reducir, con la mayor rapidez posible, las emisiones a la atmósfera de gases de efecto hivernadero. También es igualmente importante el hecho de proteger los recursos mundiales de biomasa como los bosques y el fitoplancton, que cumplen un papel fundamental en el ciclo del carbono del planeta. La reducción de las emisiones de combustibles fósiles requerirá polÕticas e iniciativas basadas en un conocimiento exhaustivo de las alternativas y del medio urbano como sistema energético. Las únicas alternativas sostenibles son las fuentes renovables de energÕa.

1.11 Prevención de la intoxicación de los ecosistemas.

Nosotras, las ciudades, somos conscientes de la creciente cantidad de sustancias tóxicas y peligrosas que se liberan a la atmósfera, el agua, el suelo y los alimentos, y del hecho de que todas constituyen una amenaza cada vez mayor para la salud de los humanos y de los ecosistemas. Procuraremos por todos los medios frenar la contaminación y prevenirla desde su origen.

1.12 La autogestión de ámbito local como condición necesaria.

Nosotras, las ciudades, estamos convencidas de que tenemos la fuerza, el conocimiento y el potencial creativo para desarrollar estilos de vida sostenibles y para diseøar y manejar nuestras ciudades hacia la sostenibilidad. Como representantes de nuestras comunidades locales por elección democrática, estamos preparados para asumir la responsabilidad de la tarea de reorganización de nuestras ciudades para la sostenibilidad. La capacidad de las ciudades para afrontar este reto depende de los derechos de autogestión que les sean otorgados, en virtud del principio de subsidiariedad. Es fundamental que las autoridades locales tengan los poderes suficientes y un apoyo financiero sólido.

1.13 El protagonismo de los ciudadanos y la participación de la comunidad.

Nosotras, las ciudades, nos comprometemos a seguir el mandato de la Agenda 21, documento clave aprobado en la Cumbre de la Tierra en RÕo de Janeiro, de trabajar con todos los sectores de nuestras comunidades –ciudadanÕa, empresas, grupos de interés- en el desarrollo de las Agendas 21 locales. Estamos de acuerdo con el llamamiento del quinto programa de acción, en materia de medio ambiente, de la Unión Europea: "Hacia un desarrollo sostenible" y a compartir, por tanto, la responsabilidad de la aplicación del programa entre todos los sectores de la comunidad. En consecuencia, basaremos nuestros trabajos en la cooperación entre todas las partes implicadas. Garantizaremos el acceso a la información de tota la ciudadanÕa y de los grupos que estén interesados y velaremos para que puedan participar en los procesos locales de toma de decisiones. Buscaremos oportunidades de educación y formación en materia de sostenibilidad: no sólo para el público en general, sinó también para los representantes elegidos y el personal de las administraciones locales.

1.14 Instrumentos y herramientas para la gestión urbana orientada hacia la sostenibilidad.

Nosotras, las ciudades, nos comprometemos a utilizar los instrumentos básicos polÕticos y técnicos disponibles para conseguir un planteamiento ecosistemático de la gestión urbana. Aprovecharemos la amplia gama de instrumentos para la recogida y el tratamiento de datos ambientales y la planificación ambiental, asÕ como los instrumentos reglamentarios económicos y de comunicación, como directivas, tasas y derechos, mecanismos de sensibilización, incluyendo la participación del público. Trataremos de crear nuevos sistemas de contabilidad ambiental que permitan una gestión de nuestros recursos naturales que sea tan económica como la de nuestro recurso artificial, "el dinero".

Sabemos que hemos de basar nuestras decisiones y nuestros controles, en particular la vigilancia ambiental, las auditorÕas, la evaluación del impacto ambiental y los sistemas de contabilidad, de hacer balance y de información, en diferentes tipos de indicadores, entre los cuales debe nombrarse la calidad del medio ambiente urbano, los flujos y modelos urbanos y, sobre todo, los indicadores de sostenibilidad de los sistemas urbanos.

Nosotras las ciudades, reconocemos que en muchas ciudades europeas ya se han aplicado con éxito polÕticas y actividades positivas para el medio ambiente. Ästas constituyen unos instrumentos válidos para frenar y atenuar el ritmo de la presión de la insostenibilidad, aunque no puedan por sÕ mismas invertir esta tendencia insostenible de la sociedad. Sin embargo, con esta sólida base ecológica, las ciudadse se encuentran en una posición excelente para dar un primer paso y poder integrar estas polÕticas y actividades en el proceso de gobernabilidad, con la finalidad de manejar las economias urbanas locales mediante un proceso de sostenibilidad comprensible. En este proceso deberemos concebir y probar nuestras propias estrategias y compartir nuestras experiencias.


PARTE II. Campaøa de las ciudades europeas sostenibles

Nosotras, las ciudades europeas firmantes de esta Carta, trabajaremos juntas para un desarrollo sostenible en un proceso de aprendizaje a partir de la experiencia y de los éxitos conseguidos a escala local. Nos animaremos mutuamente a establecer planes de acción local a largo plazo (Agenda 21), reforzando asÕ la cooperación entre autoridades locales integrando este proceso en las iniciativas de la Unión Europea en materia de medio ambiente urbano.

Ponemos en marcha la campaøa de ciudades europeas sostenibles para animar a las ciudades en su tarea en favor de la sostenibilidad, asÕ como para apoyarlas. La fase inicial de esta campaøa tendrá una duración de dos aøos y será evaluada durante la segunda conferencia europea sobre ciudades sostenibles, que se celebrará en 1996.

Invitaremos a todas las autoridades locales, tanto si son de ciudades como de poblaciones menores, comarcas o paÕses, y a todas las redes de autoridades locales europeas a participar en la campaøa mediante la adopción y la firma de esta Carta.

Instamos a todas las grandes redes de autoridades locales europeas a coordinar la campaøa. se creará un comité de coordinación formado por representantes de estas redes. Se tomarán las medidas necesarias en cuanto a las autoridades locales que no formen parte de ninguna red.

Las principales actividades de esta campaøa serán las siguientes:

Facilitar la ayuda mutua entre ciudades europeas para la concepción, el desarrollo y la aplicación de polÕticas orientadas hacia la sostenibilidad.
Recoger y divulgar la información sobre experiencias satisfactorias de ámbito local.
Fomentar el principio de sostenibilidad entre las demás autoridades locales.
Captar nuevos firmantes de la Carta.
Organizar cada aøo "un premio de la ciudad sostenible".
Formular recomendaciones polÕticas a la Comisión Europea.
Contribuir a los informes de ciudades sostenibles del grupo de expertos en medio urbano.
Dar apoyo a los responsables de la toma local de decisiones en cuanto a la legislación y las recomendaciones apropiadas de la Unión Europea.
Publicar un boletÕn de información de la campaøa.

Para llevar a cabo estas actividades será necesario el establecimiento de una coordinación de la campaøa. Invitamos a otras organizaciones a dar apoyo activo a esta campaøa.



PARTE III. Implicación en el proceso de las Agendas 21 locales: Planes de acción local a favor de la sostenibilidad


Nosotras, las ciudades europeas firmantes de esta Carta, nos comprometemos, por el hecho de firmarla y de participar en la campaøa de ciudades europeas sostenibles, a tratar de llegar a un consenso en el seno de nuestras comunidades sobre una Agenda 21 de alcance local antes de acabar el aøo 1996. De este modo, seguimos el mandato establecido en el capÕtulo 28 de la Agenda 21, tal como se acordó en la Cumbre de la Tierra de RÕo de Janeiro el mes de junio de 1992. Mediante nuestros planes de acción local, contribuiremos a la aplicación del quinto programa de acción de la Unión Europea, en materia de medio ambiente, "Hacia un desarrollo sostenible". Los procesos de Agenda 21 locales se llevarán a cabo de acuerdo con la primera parte de esta Carta.

Proponemos que el proceso de preparación de un plan de acción local incluya las etapas siguientes:

Reconocimiento de los marcos de planificación y de los mecanismos financieros existentes, asÕ como también otros planes y programas.
Localización sistemática de los problemas y de sus causas mediante amplias consultas públicas.
Clasificación de las tareas por orden de prioridad para tratar los problemas detectados.
Creación de un modelo de comunidad sostenible mediante un proceso participativo que incluya a todos los sectores de la comunidad.
Consideración y evaluación de opciones estratégicas alternativas.
Establecimiento de un plan de acción local a largo plazo hacia la sostenibilidad que incluya objetivos mesurables.
Programación de la aplicación del plan, incluyendo la preparación de un calendario y una declaración del reparto de responsabilidades entre los participantes.
Reparto de responsabilidades entre los participantes.
Establecimiento de sistemas y procedimientos para la monitorización e información de la implementación.

Deberemos estudiar si los acuerdos internos de nuestras autoridades locales son apropiados y eficientes para permitir el desarrollo del proceso de la Agenda 21 local, incluidos los planes de acción local a largo plazo hacia la sostenibilidad. Es posible que sean necesarios esfuerzos adicionales para mejorar la capacidad de organización, en los cuales deberá incluirse la revisión de los acuerdos polÕticos, los procedimientos administrativos, las tareas colectivas e interdisciplinarias, los recursos humanos disponibles y la cooperación entre las autoridades, incluyendo las asociaciones y redes.

Firmada en Aalborg, Dinamarca, el 27 de Mayo de 1994.  

Imagen volver atrás