Versió per a imprimir

Aitor Darío, “El Gallo” . “Al aficionado le gusta descubrir nuevos valores y seguir su formación”

  • El alumno de la Escuela de Tauromaquia de Valencia no quiere ser la copia de ningún torero porque “las copias no son puras ni de verdad y uno tiene que hacerlo como le sale y lo siente”
  • “El paso del toreo a Cultura nos da una gran alegría porque es sujetarlo con más fuerza a España”
Imagen
05/04/2013

La Escuela de Tauromaquia de Valencia cuenta entre sus alumnos con un joven que vive entre Cuenca y Valencia para formarse como torero.

 

Se llama Aitor Darío, se apoda “El Gallo” y, aunque su nombre artístico no le viene de la dinastía de los Gallo, aspira a llegar a lo más alto.

 

Aitor explica que “Gallo es el apodo de mi familia. Desde mi bisabuelo ya llamaban así a los hombres de la familia y al seguir la afición por los toros de mi abuelo la gente volvió a llamarme así”.

 

Los inicios

 

El Gallo se incorporó a la disciplina de la escuela que dirige Manuel Carrión en el año 2011. “Desde pequeño quise ser torero, empecé a entrenar por mi cuenta, porque no había escuela en Cuenca y a los 16 años cuando la abrieron me apunté. Después en un festejo en Utiel en 2011 conocí a los maestros y a los compañeros de la escuela de Valencia y decidí que quería abrirme nuevos caminos”, comenta el novillero.

 

Actualmente, tras su actuación en la feria de Fallas, piensa que “la impresión que se llevó el público fue positiva y la gente se fue con ilusión. Lo que se pretende es que quieran volverte a ver. Aunque al segundo lo pinché, al primero, que era un buen novillo le corté una oreja, y aunque no salí por la puerta grande creo que se vio la capacidad que mostré”.

 

“Estoy muy motivado porque la gente que me conoce está ilusionada y me siguen para venir a verme donde toreo. Además, me han regalado un traje de luces que estrené en Valencia en Fallas y ahora un traje de corto, que me están haciendo gracias a unos aficionados que han tenido el gusto de regalármelo”.

 

En la Escuela de Tauromaquia de Valencia

 

Desde hace dos temporadas, Aitor es uno de los alumnos que muestra mejores condiciones en su formación en la escuela de la Diputación de Valencia y dice sentirse “muy bien, porque me estoy muy agradecido por cómo me han acogido los maestros y los compañeros”.

 

El Gallo tiene las ideas muy claras. Para él, “la escuela taurina es el órgano de futuro de la fiesta, sin ellas el día de mañana no se cómo seguiría la fiesta, porque es donde se preparan los toreros, cada vez tienen más nivel y es porque se van puliendo desde los inicios”.

 

“En la escuela de Valencia  no sólo se implantan conocimientos del toro – dice- también enseñan valores para la vida, de respeto y educación, sobre todo ante nuestra fiesta, y, además, compañerismo y competencia como debe de entenderse” añade Aitor.

 

Además, el novillero comenta sobre la titularidad de estos centros formativos que “las instituciones, como las diputaciones y los gobiernos autonómicos, son el punto fuerte de las escuelas taurinas, porque sin ellas no podrían funcionar, hacen posible que vayamos al campo, a los festejos y podamos formarnos con una programación y bien asesorados”

 

Estilo y preparación de un torero

 

El Gallo dice que no le han comparado con ningún torero, pero “no quiero ser la copia de nadie. Me gustan muchos, sobre todo Morante, pero las copias no son puras, ni de verdad, y uno tiene que hacerlo como le sale y lo siente”.

 

De momento sólo se plantea trabajar y aprender. “La preparación física de un torero es fundamental para estar bien delante de la cara del toro, aguantar toda la faena y no fatigarse, por eso hay que preparase intensamente para tener mucha resistencia”.

 

Y dice que sólo piensa en el día a día porque “para debutar con picadores se entiende que ya eres profesional y debes dejar la escuela. Eso es un salto muy duro, porque el número de festejos es menor, pero de momento no tengo pensado el debut”.

 

Presente y futuro de los toros

 

El Gallo habla con respeto del público. “El aficionado que de verdad le gustan los toros también sigue a los novilleros, porque somos diferentes y desconocidos y podemos sorprender. No vienen a disfrutar de un torero consolidado, que ya se sabe cómo es, sino a descubrir valores y seguir su formación y su carrera”.

 

Está en sus comienzos pero tiene las ideas claras. “Cada torero, con su forma de entender el toreo, tiene que hacer todo lo posible para que el espectador se vaya satisfecho, porque este mundo se mantiene del aficionado y hay que cuidarlo y respetarlo y la mejor forma es dar lo máximo de uno mismo”.

 

Asimismo, El Gallo tiene su opinión sobre la situación actual de la tauromaquia. “El paso del toreo a Cultura nos da una gran alegría porque es sujetarlo con más fuerza a España. En Francia nos están llevando la delantera en la defensa de los toros, pero poco a poco se va a hacer bien para tener al toro donde corresponde y respetarlo”.

 

Y también tiene su visión sobre los grupos antitaurinos, de quienes asegura que hay que respetarlos pero,  “si conocieran mejor este mundo, no se si se harían aficionados pero seguro que lo respetarían más. Nosotros somos los que mejor cuidamos a los toros en el campo, los ganaderos dedican mucho dinero y trabajo para que el animal esté bien cuidado y eso también es porque se quieren, no sólo por los 20 minutos que se ven en la plaza”.

Imatge tornar enrere

Subscipción al boletín de Noticias

Para darse de alta en el boletín de Noticias de la Diputación de Valencia introduzca aqui su correo electrónico:

Intranet