El Museu Valencià d’Etnologia se acerca por primera vez al importante y significativo mundo de las sociedades musicales, con el objetivo de proponer una lectura que supere la vertiente estrictamente histórica y festiva, y presente desde una visión antropológica el papel de las bandas como marcos de encuentro, socialización y convivencia colectivas.

 

Las bandas de música constituyen uno de los fenómenos sociológicos más interesantes y diferenciadores de la Comunidad Valenciana, por su  extraordinaria implantación en todo el territorio y por la cantidad de  recursos humanos, materiales y económicos que movilizan.

 

Los escasos  estudios académicos existentes sobre esta temática han tratado de desentrañar las razones por las que las bandas de música ha tenido un arraigo tan profundo en el pueblo valenciano, y todos han coincidido en señalar que se trata de un movimiento complejo, en el que la interacción con el ámbito de la fiesta (en realidad, su expresión pública) es sólo uno de  los muchos factores que ayudan a entender la homogénea y fecunda expansión del tejido asociativo musical en nuestra geografía.

 

Lo cierto, sin embargo, es que constituyen una de las expresiones sociales más pujantes del territorio valenciano, cuya significación supera con mucho el marco meramente musical, convirtiéndose en uno de los ejes articuladores de la cultura en muchos puntos de nuestra  tierra. 

 

La banda forma parte indisoluble de la comunidad, su música acompaña los actos colectivos públicos y privados, coadyuva a solemnizar las celebraciones religiosas y anima los rituales profanos, dotándolos de una envoltura sensible y una plasticidad que permeabiliza nuestro paisaje festivo hasta hacer de la melodía que la acompaña un elemento reconocible por todos.

 

Su presencia en buena cantidad de actividades culturales y festivas hacen de la banda un elemento muy visible en el tejido social valenciano, mostrándose en todo tipo de actos musicales y festivos (conciertos, procesiones, pasacalles, desfiles de Moros y Cristianos, fallas, hogueras, etc.), de tal manera que en no pocas ocasiones se constituye como el principal agente dinamizador de la cultura local.

 

El factor económico merece también un capítulo aparte. La relevancia económica de las bandas está fuera de toda duda, por dos cuestiones fundamentales. Uno, por la cantidad de empleos que genera, en actividades relacionadas con la formación y la administración de las propias sociedades, y dos, por el presupuesto global que maneja el sector, que fue de 50 millones de euros en el año 2008.

 

La exposición

 

La exposición está comisariada por los conservadores del Museu Valencià d’Etnologia Raquel Ferrero y José Maria Candela y presenta las bandas desde una mirada diferente, que pretende superar la visión habitual de estas entidades relacionada con su papel público, festivo o procesual y aportar una visión en la que se muestra su faceta más privada.

 

Entidades participantes

 

Esta exposición está producida por el Museu Valencià d’Etnologia, en colaboración con l’Institut Valencià de la Música, la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, Unión Musical Española, Consolat de Mar, Honsuy, FIDES y Reparación de instrumentos musicales Martínez. En la producción han participado, asimismo, numerosas sociedades musicales de la Comunidad Valenciana y  personas y entidades relacionadas con el mundo de las bandas de música. 

 

Imatge tornar enrere

Subscipción al boletín de Noticias

Para darse de alta en el boletín de Noticias de la Diputación de Valencia introduzca aqui su correo electrónico:

Intranet