Versión para impresión

La Diputació asegura el desarrollo de varias localidades impulsando los Planes Generales Municipales

  • Con la reciente aprobación de los PGOU de Montesa y Palmera, ya son cinco los municipios que han aprobado estos planes durante la actual legislatura con ayuda de la corporación provincial
  • Se trata de un instrumento fundamental para el crecimiento de una población, ya que determina cuál va a ser su modelo urbanístico y clasifica los diferentes usos de su suelo
Imagen
13/03/2021

La Diputació de València continúa dando muestras de su compromiso para ayudar y acompañar permanentemente a los municipios más pequeños, una tarea esencial para la institución que se ejemplifica de manera más clara en la ayuda que se presta a estas localidades a la hora de elaborar sus Planes Generales Municipales (los antiguos Planes Generales de Ordenación Urbana).

 

Durante la presente legislatura, la corporación provincial ha impulsado la aprobación de los planes generales de Almiserà, Casas Bajas y Aielo de Malferit, el pasado mes de diciembre, y recientemente los de Palmera y Montesa. Para su realización, la Diputació, a través del área de Asistencia a Municipios, ha destinado una inversión total de 250.000 euros. A ellos se añadirán, durante los próximos meses, los PGOUs de Beniatjar, Gestalgar y Jarafuel.

 

Hay que tener en cuenta que, hasta ahora, prácticamente ninguna de estas poblaciones contaba con una normativa urbanística adecuadapara el desarrollo del municipio, sino que cada una de ellas se había estado rigiendo por unas desfasadas normas subsidiarias.

 

El Plan General Municipal es un instrumento fundamental para la ordenación del territorio de cualquier localidad, sin el cual no sería posible, por ejemplo, modificar el paso del tráfico por dentro del término municipal; ampliar el suelo destinado a uso industrial para acoger nuevas empresas o actividades terciarias; o permitir la construcción de más viviendas. Se trata, en definitiva, de definir el modelo territorial al que se desea que tienda el desarrollo de un municipio, con la ordenación urbanística del mismo y su concreción en diferente grado de detalle según la clase de suelo de que se trate.

 

Estamos hablando, por tanto, de la norma de mayor calado que puede dictar un ayuntamiento, lo que conlleva dedicar un importante esfuerzo para su elaboración, ya que el farragoso proceso hasta la aprobación final se caracteriza por la gran cantidad de trámites por los que hay que pasar. Ello incluye la aprobación por todos los departamentos de la Generalitat implicados en las distintas facetas del contenido de un Plan General.

 

Este proceso de elaboración resulta imposible para aquellas poblaciones de menor tamaño por sí solas, siendo básico el papel de la Diputació. El área de Asistencia a Municipios se encarga de toda la tarea de coordinación y supervisión del Plan General, desde la contratación del equipo redactor a la aportación de técnicos especializados en esta clase de trabajos.

 

La diputada provincial de Asistencia a Municipios, Amparo Orts, ha señalado que “ayudar a los municipios más pequeños es un pilar esencial para la institución. Nuestro deber es aportarles todos aquellos servicios necesarios para su funcionamiento, y uno de ellos, quizás el más importante, es tener un plan general actualizado que dé respuesta a las demandas de los vecinos”.

 

El ejemplo de Montesa

 

El Plan General Municipal de Montesa es uno de los que se acaba de aprobar con la colaboración de la Diputació. Hasta este momento, el modelo territorial quedaba recogido en normas subsidiarias aprobadas en los años 80, por lo que era necesario adaptarse a la normativa urbanística en vigor.

 

Gracias al nuevo plan, el municipio situado en La Costera va a poder satisfacer la actual demanda para potenciar su desarrollo económico, con la creación de dos nuevas áreas de uso industrial, al norte y al sur de la localidad. Se consigue además aumentar la protección del entorno del castillo, calificado como Bien de Interés Cultural (BIC).

 

Otro de los objetivos que se va a cumplir con el nuevo PGOU es asegurar la conservación del patrimonio natural mediante la delimitación clara del suelo no urbanizable. En este punto destaca la protección del suelo agrícola en torno al río Canyoles y la correspondiente al Paraje Natural Municipal Barranc de la Fos.

 

Por último, va a suponer una mejora general de la calidad urbana, dando prioridad al barrio histórico y minimizando el consumo de suelo mediante la consolidación de la trama urbana en la zona de ensanche.

Imagen volver atrás

Subscipción al boletín de Noticias

Para darse de alta en el boletín de Noticias de la Diputación de Valencia introduzca aqui su correo electrónico:

Intranet