La Diputación moviliza un dispositivo de 400 personas para hacer frente a posibles incidencias de la ola de frío