El Museu Valencià d’Etnologia reabre su exposición permanente con una reflexión sobre la identidad cultural valenciana