La Diputació de València y la Generalitat destinan un millón de euros al fomento de la participación, la transparencia y el buen gobierno en el ámbito local