La Diputació reduce a la mitad su deuda en cinco años y paga a los bancos 17 veces menos que en 2012